Básicamente, el origen del acné en sus diferentes formas está en la hiperactividad de las glándulas sebáceas que terminan saturando la capacidad de las mismas y originando quistes debido a la retención de sebo dentro de las mismas.

Es un problema relacionado a las hormonas, sobre todo testosterona por eso se presenta sobre todo en la adolescencia y en el sexo masculino, en menos grado se ve en mujeres y en ocasiones se continúa hasta la edad adulta.

Su tratamiento tiene una fase cosmetológico indispensable que consiste en mantener “limpia” la zona y lograr de alguna manera “pulir” la superficie. Esto se logra con limpieza de cutis y peelings de los más variados.

La segunda fase es médica básica: mantener la zona sin que se infecte secundariamente y eso se logra con antibióticos.

Pero el tratamiento real de sus orígenes lo tenemos cuando inhibimos la secreción sebácea y esto lo logramos con la isotretinoina. Solamente un tratamiento médico realizado por expertos en el tema puede conducir al éxito en este tratamiento.

El tratamiento del acné requiere:

  • Limpieza profunda de cutis
  • Microdermoabrasión de las capas superficiales de la epidermis
  • Peeling secuenciales para dejar los orificios de las glándulas abiertos
  • Tratamiento antibiótico general y local

Consulta Online

Si tienes alguna duda o requieres mayor información, por favor envianos tu consulta: