Open/Close Menu Cirugía Plástica - Medicina Estética

Muchos hombres asocian el tamaño del pene exclusivamente a su tamaño, cuando la longitud y grosor son características que varían en cada persona.

La cirugía genital masculina no solo permite el alargamiento del pene, sino también el engrosamiento, que se trata de un procedimiento que se realiza normalmente con trasplante de grasa propia, ofreciendo al cliente un excelente resultado y un miembro más grueso.

En ocasiones, existen penes con una longitud normal (aproximadamente 13 centímetros) pero con un diámetro por debajo de los 2 centímetros: son penes muy delgados. En estos casos, es posible el engrosamiento con injerto de Pelvicol o Alloderm.

El procedimiento emplea como material de relleno unas láminas de dermis externas (porcinas o procedentes de donantes)  a las cuales se las ha desprovisto de todo tipo de células y sustancia intercelular, quedando exclusivamente el componente de fibras de colágeno. La implantación se realiza del mismo modo que con los injertos dermograsos, con la ventaja adicional de no crear cicatrices extras al no haber zona donante. Aunque no es obligatorio, se recomienda realizar circuncisión en la misma operación para mejorar el resultado estético y funcional y evitar posibles complicaciones.

Este procedimiento proporciona muy buenos resultados, probablemente superiores a los el injerto dermograso y el lipoimplante, pero es relativamente novedoso. Aunque el engrosamiento final depende del número de láminas injertadas, no es aconsejable implantar más de tres.

Este procedimiento puede realizarse simultáneamente a una sección de ligamento para ganar longitud,  con el uso de extensor.

En el post-operatorio, el paciente deberá mantener una abstinencia sexual completa durante un mes aproximadamente. En todos los casos es de suma importancia un reposo adecuado para facilitar el prendimiento de los tejidos y evitar su desplazamiento. No es una intervención dolorosa y a las 12-24 horas el paciente puede ser dado de alta, salvo complicaciones.  Se realiza con anestesia local.

Lee También:  Preparate para un verano sin vello

El engrosamiento puede realizarse de varias formas: mediante la realización de un lipoimplante (un relleno con grasa del propio paciente) normal o enriquecido con células regenerativas; mediante ácido hialurónico;  mediante injertos de dermis y grasa; y con el uso de un sustituto de dermis ya fabricado.

Vale destacar que el engrosamiento y el alargamiento quirúrgico pueden realizarse de forma conjunta para optimizar todavía más el incremento de volumen. En casos con dimensiones inferiores a la normalidad, esta asociación es la más recomendable.

Los procedimientos de cirugía genital masculina nunca deben ser realizados, eso sí, en pacientes que presentan alguna infección activa en su cuerpo, en pacientes con alteraciones de la coagulación de la sangre o en la cicatrización de los tejidos, en pacientes con debilidad en el sistema inmune o en pacientes que estén diagnosticados o en tratamiento por algún tipo de impotencia orgánica.

Cualquier paciente con una enfermedad mental en tratamiento debería esperar a la estabilización o resolución de su estado. Pacientes con expectativas poco realistas o perfeccionistas no deberían someterse a estas operaciones. Algunas de estas circunstancias suponen una contraindicación temporal, otras suponen una contraindicación absoluta.

CategoryCirugías
Escribe un comentario:

*

Tu dirección de e-mail no será publicada ni compartida.

2015 - 2018 © Copyright - La Silueta. Todos los Derechos Reservados