Open/Close Menu Cirugía Plástica - Medicina Estética

Todas las personas que se someten a una cirugía estética tienen una imagen previsualizada de cómo quedará su operación, y como la exhibirán en cuanto pasen el proceso de desinflamación. Este acto es común y normal, pero se debe tener en cuenta que no todo es como imaginamos.
Esta premisa no apela a la ineptitud o pericia de los cirujanos a la hora de interpretar un deseo. En realidad, aboga por una imaginación objetiva y realista por parte del paciente, que espera todo lo mejor para sí mismo y paga por ello.
En la consulta, nuestros especialistas le preguntarán cuáles son sus expectativas; de acuerdo a esta información, los médicos harán una evaluación para identificar que pueden hacer, y hasta donde pueden llegar. Todo dependerá de la calidad del tejido, la forma, el volumen de la zona que vaya a ser intervenida.
Pero las principales variables que pueden cambiar el resultado de la operación se concentran en la calidad de los tejidos, la cicatrización del paciente y los cuidados del post-operatorio. También se debe considerar la edad, los hábitos de vida y las condiciones físicas individuales de cada paciente para saber la resistencia y durabilidad de un implante de silicona, por ejemplo.
Un caso claro, son los implantes de senos. Aunque dos hermanas gemelas se hagan la intervención de mamoplastia de aumento con el mismo médico, nunca quedarán igual. Los pacientes deben tener en cuenta su anatomía y factores como el tabaquismo o la exposición al sol- que influyen en la calidad de la piel y los demás tejidos- para imaginarse como quedarán.
En una mamoplastia es necesario llevar a cabo una exploración de la mama y ver su tamaño de acuerdo a la medida del pecho y el tórax, así como de la altura y el peso de la paciente. Esto se realiza para pronosticar anomalías o escoger el tamaño de la prótesis ideal. En este caso, el médico puede mostrarle fotos de los resultados de las operaciones con formas y caídas similares a sus senos.
Varias sesiones con su médico cirujano le brindarán la seguridad que necesita para dar el paso de operarse sin preocupaciones, aclarando todas las dudas sin dejar espacio a esos vacios informativos que tanta zozobra generan. No hay nada más importante que tener la certeza de que está en manos experimentadas y profesionales.
La mastopexia es otro ejemplo de que los cambios pueden ser subjetivos, ya que esta depende de la elasticidad y la textura de la piel del pecho. Estas operaciones representan un reto, y más si el pecho ha pasado por procesos de lactancia, que estira la piel de una magnitud desfavorable.
En la liposucción, una expectativa real es tener la posibilidad de recurrir a una segunda intervención o tener unos retoques luego de la primera operación, sobre todo cuando se sufre de exceso de peso. Generalmente, se recomienda una reducción de peso a través de dietas y ejercicio, para que la operación surta efecto más rápido.

Lee También:  Conocé qué es la blefaroplastia
Write a comment:

*

Your email address will not be published.

2015 - 2018 © Copyright - La Silueta. Todos los Derechos Reservados