Open/Close Menu Cirugía Plástica - Medicina Estética

El injerto de cabello o transplante capilar suele ser la respuesta de muchos hombres y mujeres afectados por la calvicie o alopecia. Se trata de una fórmula que permite renovar la imagen de la persona, lo que genera mayor confianza para la persona que prefiere esta vía a dejar que el tiempo le haga perder más cabello.

Toda persona que cuente con una zona donante aceptable en su cuero cabelludo será candidata para este tratamiento. Sin embargo, es muy importante que las condiciones de la piel sean óptimas, y que se hayan corregido todas aquellas circunstancias que llevaron al paciente a necesitar una cirugía, lo que garantizara el éxito y la permanencia del cabello existente para que se sume al transplantado y  la densidad sea la esperada.

Vale destacar que se requiere de preparación previa a un transplante, no solo de la piel del cuero cabelludo en general, sino del estado de salud del paciente, como pruebas sanguíneas de rutina preoperatoria, control de tensión arterial al menos una semana antes de la intervención, así como tratamiento farmacológico preoperatorio con antibiótico y antihemorrágicos.

Es también conocido como microinjerto, microtransplante, implante o simplemente transplante capilar y consiste en trasladar unidades foliculares sanas completas desde aquellas zonas no marcadas genéticamente para la calvicie, como la parte posterior de la cabeza y los laterales hacia las zonas donde la densidad ha disminuido o ya no existe.

Si la zona a tratar está totalmente desprovista de cabellos, siempre que exista zona donante, la opción será un reemplazo capilar en malla, el cual consiste en retirar con bisturí circular de 0,025 mm de diámetro piel alopécica. Esta técnica asegura una imagen muy natural ya que los orificios tienen menos de un milímetro de separación uno del otro, lo que da mayor naturalidad al implante, usado para cubrir la parte frontal de las entradas y la parte central de la frente.

Estos tratamientos están dirigidos a hombres o mujeres con alopecia androgenética; a quienes quieran reforzar o cambiar la primera línea de cabello; a los que padezcan alopecias cicatriciales; pacientes con alopecia tras una intervención quirúrgica; a quien se quiere restaurar o engrosar las cejas y barba; así como aquellos que necesiten tratamientos post radioterapia, post quimioterapia o que hayan sufrido accidentes graves o quemaduras con pérdida de cabello o vello en su cuerpo, ya sea en cejas, pestañas, cabello, pubis, entre otros.

Existen tres técnicas de microinjertos capilares. Uno de ellos es la técnica clásica, en la cual se extrae una tira de piel y cabello de la que se obtienen posteriormente las unidades foliculares (una unidad folicular puede tener hasta 4 cabellos) que son seleccionadas una a una bajo microscopio para luego reimplantarlas en zonas desprovistas de pelo.

La técnica Fue, que consiste en la extracción de las unidades foliculares, directamente y una a una, de la zona donante del paciente (normalmente, la zona posterior de la cabeza o nuca); así como la técnica de la tira, donde se extrae una tira de piel desde la parte occipital del cuero cabelludo para insertar sus unidades foliculares en la zona a repoblar.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

2015 - 2020 © Copyright - La Silueta. Todos los Derechos Reservados