El aumento de labios es una de las intervenciones estéticas más solicitadas en los últimos años, en busca de una cierta armonía con la forma del rostro y los otros elementos de la cara, al corregir alteraciones de carácter estético como desproporciones de tamaño, depresiones y arrugas.

Lo primero que se debe aclarar con este procedimiento es que no se trata de una operación propiamente dicha, sino que se realiza mediante una inyección del material elegido por el paciente, siempre aconsejado por un médico especialista.

Para que el paciente no sienta dolor, la intervención de aumento de labios se realiza con anestesia local, determinándose primero la zona de los labios que se va a tratar.

Generalmente los materiales de relleno empleados en el aumento de labios se dividen en dos grupos: los permanentes, cuyo resultado perdura tiempo indefinido; y los temporales, en los que se recurre a materiales reabsorbibles, con los que al cabo de un tiempo el relleno conseguido en la intervención desaparece.

Los pacientes solicitan con regularidad labios más voluminosos, en ocasiones inspirados en modelos o personas famosas, pero al mismo tiempo, piden que el resultado sea natural.

Es necesario que la persona que se va a realizar un tratamiento de estos tenga paciencia, porque el aumento de los labios será gradual. La recomendación es espaciar las citas y no hacerlo todo en una única sesión. Esto permite que la piel se expanda de forma más natural y así evitar el efecto “boca de pato”.

Un buen médico, además, recomendará cuál será el mejor procedimiento, porque el labio no puede cambiar por completo de forma, pues este cambio debe ser lo más natural posible.

Lee También:  Hilos tensores que rejuvenecen

Otro aspecto que ayudará a la naturalidad de los labios será no inyectar de más, además del producto que se utilizará, porque dependiendo de ellos pueden variar los meses del cambio.

Un aspecto positivo es que el aumento de labios no precisa postoperatorio, pudiendo el paciente reincorporarse casi de inmediato a su vida social.

Una vez realizada la intervención, el paciente debe, eso sí, cumplir con una serie de recomendaciones para evitar complicaciones, Por ejemplo, en las primeras horas  de realizado el procedimiento no se debe tocar el área tratada, exponerse a calor o frío intenso, ni tomar aspirina o fármacos similares, que aumenten el riesgo de hematoma.

Debe recordarse que en los días siguientes al tratamiento, la zona afectada presentará cierta inflamación y rojez, e incluso nódulos causados por determinados materiales permanentes que pueden aglutinarse. Para evitar esto es importante que el médico realice masajes en el área de la infiltración, tomar antiinflamatorios en los tres días siguientes e hidratar los labios con productos específicos o vaselina.

Reiterativamente, este tipo de complicaciones están relacionadas con los materiales permanentes, que pueden acabar siendo retirados si las molestias son persistentes o si los resultados no son plenamente satisfactorios. La técnica de la infiltración es muy segura si se usa el material adecuado de una manera correcta y las complicaciones son muy raras.

CategoryCirugías
Escribe un comentario:

*

Tu dirección de e-mail no será publicada ni compartida.

2015 - 2018 © Copyright - La Silueta. Todos los Derechos Reservados