Las alteraciones de las mamas son unas de las consultas más frecuentes en mujeres de la segunda, tercera y cuarta década.

Las mujeres que poseen poco desarrollo de sus senos están deseando verlos aumentados y aquellas que vieron en su adolescencia como crecían exageradamente, están deseando verlas de un tamaño normal. En otros casos las alteraciones estéticas sobrevienen posteriormente a los embarazos y las mamas resultan magras y caídas con ptosis más o menos importantes.

La resolución de estas alteraciones requiere cirugías diferentes que se denominan respectivamente Mamoplastia de aumento, Mamoplastia de reducción y Lifting mamario.

Mamoplastia de Aumento

El aumento de mamas pretende mejorar el contorno de la silueta de acuerdo a los cánones actuales de la estética femenina respetando la anatomía mamaria.

Las pacientes con prótesis pueden realizarse el control mamario habitual mediante mamografías y ecografías y se ha demostrado, no sólo que no tiene ninguna relación con el origen del cáncer de mama sino por el contrario, las prótesis texturizadas son neutralizadores de la hiperplasia mamaria por estimulación estrogénica debido a la disminución de temperatura que provoca. Esto disminuye la circulación, reduce la división celular y por lo tanto el riesgo del cáncer de mama.

La glándula mamaria además de sus condiciones genéticas determinadas varia significativamente en su volumen, textura forma y posición durante el embarazo, la lactancia y la menopausia. Las mamas además de la estética y la lactancia tienen significado muy importante en el desarrollo sexual y la vida de la pareja de forma que en muchas mujeres su inestetismo se torna un complejo muy importante.

Para corregir a las mamas pequeñas, se recurre a los implantes mamarios de silicona. Los más utilizados son las del tipo texturizado, de perfil moderado o alto y entre 220 y 350 cc de volumen.

Se las puede implantar por detrás de la glándula o por detrás del musculo pectoral en forma total o parcial, nosotros preferimos esta última que se conoce como “Dual way” ya que tiene las ventajas de ambas técnicas: evita el “rippling” o escalón en el sector superior y tiene el encanto de las mamas femeninas en su polo inferior.

Las diferentes vías para introducir los implantes son según el orden de frecuencia: surco submamario, periaerolar, transaerolar y axilar. La elección se hace de acuerdo a las preferencias del paciente y al tipo de mamas y tórax que posee.

Es muy importante saber que las prótesis de mama no interfieren en la lactancia y aquellas pacientes que ya han tenido un hijo o la glándula tiene una pequeña ptosis, los resultados son mejores porque la prótesis se adapta mejor al “bolsillo” o espacio creado para contenerlas.

service-icon-2protesismamaria02

Reducción de Mamas y Mastopexia

La hipertrofia mamaria así como la ptosis o caída con flaccidez, tienen factores determinantes comunes como son la herencia, la multilactancia, el sobrepeso y los cambios ponderales bruscos.

Con cirugía se pueden reducir y elevar, solucionando los problemas tanto estéticos como funcionales de columna que determinan.

Si bien la reducción mamaria puede realizarse a partir de los de 17-18 años, las mejores candidatas son las mujeres que han madurado y tienen reales expectativas de los resultados. Si bien las cicatrices siempre son visibles, en general después de los 18 meses son bastante disimuladas sobre todo si se realizan cirugías sin tensión y se recurre a suturas intradérmicas que dejan cicatrices mínimas. La lactancia se puede ver afectada según la técnica empleada

La cicatriz en todos los casos comprende la zona periaerolar y se continua en forma de T invertida o en ancla hasta el surco submamario. Sin embargo puede ser solamente vertical o periareolar cuando no hay hipertrofia y la flaccidez o ptosis es moderada.

Es importante tener en cuenta determinadas recomendaciones para mejorar el confort postoperatorio. Para levantarse de la cama hacerlo rotando el cuerpo y apoyando los brazos a la vez que se deslizan las piernas hacia el suelo. Use el top día y noche y no duerma boca abajo. Evite levantar pesos o hacer esfuerzos con los brazos y procura mantenerse en reposo los primeros 3 días. En 5 a 7 días se pueden tomar baños de ducha y conducir. El tabaquismo produce alteraciones de la vitalidad de los tejidos

En el postoperatorio se genera un edema importante debido a la diversidad de movilizaciones que se realizan y durante el primer mes es habitual notar asimetrías y consistencias diferentes en ambos senos. Las areolas en general no están absolutamente regulares y la menstruación causa dolor.

A los 3 meses aproximadamente las mamas comienzan a adquirir la forma que tendrán en el futuro debido a que por su peso y la gravedad se asientan definitivamente. Se recomienda un control ecográfico en 6 y 12 meses para detectar cambios permanentes en los ecos determinados por la operación.

Esto es importante para el control posterior de cada paciente.

Ver más Antes y Después

Consulta Online

Si tienes alguna duda o requieres mayor información, por favor envianos tu consulta: