Open/Close Menu Cirugía Plástica - Medicina Estética
rinoplastia

La rinoplastia, puede corregir muchos de los problemas estéticos que se presentan en nuestro rostro, y se concentran en la nariz. Una de las preguntas más frecuentes en los pacientes es respecto a los plazos de recuperación y el periodo postoperatorio.

La importancia que cobra hoy en día el postoperatorio de cualquier cirugía es muy alta, ya que es un periodo en el que no se recomienda ejercer actividad física, ni laboral, y que por lo tanto puede tener un impacto importante en nuestro ámbito cotidiano.

Como toda intervención estética, la rinoplastia, debe ser analizada por su técnica, y por el problema que vaya a solucionar, ya que no lleva el mismo postoperatorio una rinoplastia abierta que una cerrada.

Una rinoplastia, es una operación que se puede realizar de dos formas:

  • Rinoplastia cerrada: El cirujano, accede a los cartílagos y zonas de la nariz donde debe intervenir por medio de los orificios nasales. De esta forma se evitan cicatrices visibles tras la recuperación.
  • Rinoplastia abierta: Cuando el problema a solucionar es de mayor magnitud, se recurre a la rinoplastia abierta. El cirujano, realiza una incisión en la columela, y posteriormente, interviene. En este caso se consigue mayor accesibilidad a cualquier zona de la nariz.

Una vez que hemos analizado ambas opciones, y que nuestro cirujano nos ha recomendado la que más se adapte a nuestra situación, debemos planificar al cirugía, y el post-operatorio. Esto es muy importante, pues el paciente, podrá hacerse una idea de los plazos que se manejan para recuperar su vida cotidiana.

Tras la cirugía, el paciente comienza a despertarse de los efectos de la anestesia, y puede que sea necesario un ingreso en clínica, para evaluar los resultados más inmediatos, y sobre todo cerciorarnos de que no se ha producido ninguna infección ni reacción adversa. Es probable que durante los 2 o 3 primeros días, se produzca un pequeño sangrado. Para ello, y por razones de higiene, se ubicará una gasa a modo de protección en la zona de los orificios nasales, que se debe cambiar regularmente en el caso de que se manche. Cuando cese el sangrado esta gasa será prescindible. En caso de que sea constante, y muy agudo, es importante acudir rápidamente a su médico de urgencia, y pedir una evaluación de la situación, para comprobar que la recuperación sigue por buen camino.

Cuando comienza la recuperación, el paciente deberá llevar una máscara o escayola, que le acompañará durante las primeras semanas, y se prolongará el tiempo necesario según la zona que hayamos intervenido. La reincorporación al trabajo no será un problema, y podrá retomar su vida laboral pasados 5-7 días.

De esta forma, la rinoplastia no es una intervención quirúrgica que requiera semanas de reposo, y por lo tanto, ocasione más problemas laborales y cotidianos. En este caso, la recuperación es rápida, y se pueden desempeñar casi todas las tareas con normalidad.

  • Se recomienda evitar realizar esfuerzos físicos intensos durante los primeros 10-15 días con el fin de que la zona se vea lo menos exigida.
  • Tratar de dormir siempre con la cara hacia arriba, de esta forma no se verá alterada la zona de la intervención, sobre todo en los primeros días que es cuando más sensible se encuentra. Evitando que la presión pueda ocasionar algún tipo de daño.
  • Evitar sonarse los mocos durante las dos primeras semanas. Esto ayudará a una correcta cicatrización y evitará que se produzca de nuevo sangrado.
  • Tomar los medicamentos recetados por el cirujano, con el fin de rebajar la hinchazón y reducir los posibles hematomas.

Como conclusión encontramos un post-operatorio un poco incómodo, por la importancia de la nariz en la respiración y lo aparatoso del vendaje los primeros días, pero mucho más llevadero que la recuperación de la mayoría de intervenciones estéticas. Donde el postoperatorio se perfila como un importante inconveniente para llevar a cabo cualquier intervención de cierta magnitud.

Lee También:  Rinomodelación: nueva nariz sin bisturí

¿De qué depende el plazo de recuperación de una rinoplastia?

Habitualmente, hablamos de un plazo estandarizado en las recuperaciones, pero debemos saber que en las intervenciones estéticas, como es la rinoplastia, estos plazos pueden alargarse si hay alguna complicación, o acortarse en caso de ser una intervención relativamente sencilla.

Para que nos hagamos una idea, una rinoplastia que trate de matizar la punta de nuestra nariz resultará menos invasiva y por lo tanto más sencilla de recuperar que una rinoplastia abierta para corregir zonas del tabique nasal por ejemplo.

Por lo tanto, la duración de la recuperación, puede ser siempre diferente, además de que cada persona y cada organismo, puede reaccionar mejor ante este tipo de cirugías acortando o alargando los tiempos previstos.

Escribe un comentario:

*

Tu dirección de e-mail no será publicada ni compartida.

2015 - 2018 © Copyright - La Silueta. Todos los Derechos Reservados