Open/Close Menu Cirugía Plástica - Medicina Estética

La entereza que tienen los pacientes para tomar la decisión de someterse a una intervención quirúrgica radica en la necesidad de modificar las estructuras anatómicas con un fin médico o estético. Pero realizar una segunda operación es aún más delicado, ya que incorpora factores psicológicos que deben ser evaluados con detenimiento.

Repetir una cirugía es más común de lo imaginado, ya sea por mala praxis, insatisfacción de los resultados o problemas derivados de esa intervención. Cualquiera de esto casos deben ser tratados con un especialista con trayectoria en reconstrucciones, o con buenas referencias.

La rinoplastia y aumento de mamas son las operaciones más reconstruidas en la historia médica, por resultados inexactos o mediciones erróneas en el tamaño de las prótesis. En el caso de la liposucción tiende a perder el efecto de la eliminación de la grasa sin los cuidados necesarios, ya que el cuerpo está propenso a recuperar los adipocitos perdidos.

El cirujano plástico que asesora a un paciente con una operación previa debe actuar como psicólogo, para evitar tensiones previas en la operación. Generar confianza es un factor clave para que el paciente reciba con receptividad los consejos del nuevo médico tratante.

El aumento de mamas presenta un fallo de 2% o 3% de los pacientes por el giro de las prótesis. La causa de este desperfecto se genera por una mala adhesión a la pared mamaria, que evita su fijación. Si el tamaño del bolsillo que cubre la mama sintética es muy grande, también tiende a voltearse.

El encapsulamiento del implante es un proceso derivado del cuerpo que no se puede prever, ya que se formula como un mecanismo de defensa inmunitaria contra un intruso, que sucede en todos los sistemas inmunológicos. Sin embargo, la capsulitis es la formación de una capa excesiva de la membrana fibrosa que recubre la prótesis, endureciéndola y deformándola.

Lee También:  Cirugía de mamas: 7 claves para un resultado seguro y natural

Cambiar la prótesis cada 10 o 20 años es un mito extendido, que confunde la garantía del implante mamario por desperfecto, que sólo se cubrirá si esta se rompe. No es necesario remplazar la prótesis a los 10 años si está en condiciones óptimas, pero no se debe desestimar las revisiones del médico de cabecera, quien decidirá si retirarlas o no.

La asesoría es el primer punto de partida ante las dudas que surgen por una segunda operación. Se debe tener en cuenta que la forma original de la mama, los cambios producidos por la cirugía previa, y la antigua incisión, alterarán los diseños ideados por el nuevo cirujano.

La rinoplastia secundaria es el término médico de esta operación que se considera como una revisión, ya que las modificaciones no pueden ser profundas sobre un órgano que es definido como una protuberancia.La poca piel y cartílago de la nariz, más los puntos sensibles por la gran cantidad de terminaciones nerviosas, apuestan en contra de una segunda intervención.

En estos casos, se debe evaluar exhaustivamente como era la nariz antes de ser modificada a través de los estudios fotográficos del paciente, y conocer cuáles eran sus expectativas sobre esta operación.

Además el médico cirujano deberá conocer como fue la cicatrización, la inflamación, los traumas, el incumplimiento de las instrucciones o traumas en el postoperatorio.

La segunda cirugía podrá realizarse seis meses después de la primera intervención, pero es recomendable esperar por lo menos un año para asegurar que la inflamación se baje completamente y no se opere precipitadamente.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

2015 - 2018 © Copyright - La Silueta. Todos los Derechos Reservados