Open/Close Menu Cirugía Plástica - Medicina Estética
sudoración excesiva

La hipersudoración o sudoración excesiva es sufrida por muchas personas y no solamente a nivel axilar, también se puede ver en la palma de las manos y planta de los pies. Es una consulta bastante frecuente y que antiguamente tenía poca solución y las que existían eran siempre quirúrgicas que además de agresivas tenían muy pobres resultados ya que cuando este fenómeno sucede son cientos de glándulas muy pequeñas y es verdaderamente difícil eliminarlas mediante cirugía.

La sudoración excesiva se debe a la sensibilidad aumentada del pequeñito músculo que rodea a cada glándula sudorípara que se contrae en forma exagerada frente el stress, nerviosismo o basta situaciones de movilidad diferentes a las habituales. Cuando estos músculos se contraen expulsan el contenido de la glándulas y el sudor aparece en la piel donde se encuentran las mismas.

Los músculos que produce las arrugas es del tipo conocido como músculo estriado y responde a las órdenes que nosotros le damos, el músculo de las glándulas sudoríparas es del tipo liso, que a diferencia del anterior no podemos hacerlo contraer con la voluntad sino que depende de otros estímulos NO CONCIENTES , como por ejemplo el stress o la respuesta al calor o cuando nos encontramos frente a situaciones incómodas.

Tratamiento para la sudoración excesiva

La toxina botulínica actúa tanto en los músculos estriados como en los lisos y en el caso de la sudoración excesiva, el Botox o las otras marcas como Botulax, Dysport, Xeomin, es la única solución no quirúrgica para eliminar el exceso de actividad de las glándulas sudoríparas de manera temporal que reduce significativamente el sudor en la zona tratada, como por ejemplo en las axilas.

Lee También:  50 preguntas frecuentes acerca de Botox

Es un tratamiento bien tolerado, seguro y de gran eficacia que mejora la calidad de vida del paciente.

Primero se debe saber si el paciente tiene indicado realizarse este tratamiento para lo cual se realiza una correcta historia clínica de cómo se desarrollan los episodios de sudoración excesiva, luego se realiza una prueba para delimitar la zona de sudoración.

Una vez delimitada la zona más afectada se aplica la toxina botulínica mediante microinyecciones con agujas muy finas, se utiliza unas 50 U por cada axila, es decir la mitad de un vial de Botox.

Los resultados son efectivos en cerca del 90% de los pacientes, así que después de una única sesión suda mucho menos o nada. La disminución del sudor empieza a notarse al cabo de dos o tres días de manera progresiva ya que es tiempo que demora en completarse la acción de la toxina y puede durar entre cuatro meses y un año, dependiendo de las características particulares de cada caso. En general la primera vez se repite a los 8 meses, la segunda vez a los 10 meses y a partir de la tercera vez una vez al año. Esta regla no siempre es así ya que se debe tener en cuenta los que desarrollan resistencia a la toxina botulínica que son cerca del 3 %, es estos casos lamentablemente durará cada vez menos la acción del tratamiento hasta ser prácticamente nula.

Escribe un comentario:

*

Tu dirección de e-mail no será publicada ni compartida.

2015 - 2018 © Copyright - La Silueta. Todos los Derechos Reservados